Cena-Duelo: Comida vs. Cocktails

10 Abr

Hace un par de semanas me apunté con una amiga a uno de los cursos de la Yan Eskola titulado “Empezar a cocinar”. La experiencia fue muy positiva y 100% recomendable. En un ambiente acogedor y cercano nos enseñaron a cocinar platos de toda la vida con un toque especial. Salimos del curso con unos cuantos truquitos de cocina, las ansias por poner en práctica nuestros nuevos conocimientos y, todo hay que decirlo, una “tripada” importante.

La historia paralela a nuestro curso de iniciación en el mundo de las artes culinarias, fue que en una noche que algunos quisieran olvidar, soportando estoicamente el vacile que implica que te hayas apuntado a un curso de “aprender a cocinar”, acabamos metidas de lleno en un duelo del que podíamos haber salido todos envenenados, así que creo no estar exagerando cuando digo que se trató de un duelo a muerte.

La competición fue la siguiente: Chicas: Cena vs. Chicos: Cocktails

Resultado: Los chicos no compraron hielos.

Y las chicas… bueno, trabajamos mucho sobre la idea… quizá no tanto los platos en sí…

Nuestro restaurante se llamaba “Fusión”, mi amiga era la maitre (pajarita incluida y trapo del Ikea al brazo, el de las rayas azules y blancas que todos tenemos en casa) La cena consistía en una sucesión de exquisiteces internacionales, cada una de ellas servida por un camarero nativo del país (que era yo disfrazada con diferentes accesorios) y acompañadas de música propia de cada región.

Os transcribo la descripción de  cada plato y os adjunto las fotografías correspondientes para que podáis juzgar por vosotros mismos:

Comenzamos por un fruto de olivo andaluz regado con rocío de salmuera al toque español:

Continuamos con una degustación de delicia alemana al aroma de Dijon:

El plato que llega a continuación, fue amasado bajo el sol de la Toscana por el gran maestro Buittoni. Dada la categoría de los comensales, el propio Buittoni en persona acudió a servirles su magna obra:

Aquí llegan unos pimientos cojonudos:

Vichyssoise de aguacate aderezada con verduritas de temporada y sorpresa de maíz:

Confit de legumbres sefardí especiado al gusto arábigo:

Rulo de queso de cabra a la plancha sobre cama de brotes de la huerta al punto nougat:

Picadillo de carpaccio de res terreña braseada criada feliz y en cautividad en granja ecológica de Milwaukee:

Y para finalizar, un flan de queso cremoso de la mano del gran chef del restaurante Yandiola:

Vamos, una noche para el recuerdo de algunos y el olvido de otros…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: